Prevención del acoso escolar

El acoso escolar es una realidad en nuestro país, cuya incidencia va en aumento. Un drama en el que se ven inmersos más de mil alumnos/as en España, si atendemos a las cifras registradas por el teléfono contra el acoso escolar y las cifras publicadas por el Ministerio de Educación.

Más allá de las cifras, la importancia de la problemática que tratamos, deriva de la devastación que produce en la víctima, por los múltiples y profundos efectos derivados del maltrato, y por la población a la que va dirigida; chicos y chicas, en edad de formación, carentes de recursos personales y, por tanto, en muchas ocasiones, inmersos en una situación que no son capaces de superar, por sí solos/as.

’Leer

El sufrimiento que acarrea la delictiva conducta de acoso, deriva con gran frecuencia, en un malestar psicofísico de tal intensidad, y en la convicción de que no hay solución posible a la situación, que no es infrecuente que acabe en la situación extrema de suicidio.

La sociedad que conformamos no puede mantenerse al margen. Tenemos la obligación, como ciudadanos/as responsables, de prevenir y denunciar el maltrato, y en último término, actuar para dar una rápida respuesta que libere a la víctima y reconduzca al maltratador, ante los primeros síntomas de incidencia.

Como bien sabemos, la formación en la materia, es una herramienta de valiosa utilidad para erradicar el problema. Formación al profesorado para detectar y reaccionar ante el problema, al alumnado para denunciar y no alentar estas conductas, a los padres y madres para saber identificar los síntomas (víctima o agresor) en su hijo/a, de modo que propicie la intervención oportuna, en los inicios del acoso, y a la población en general, para que no normalice una conducta profundamente destructiva para la víctima, en particular y para la sociedad en la que se produce, en general.

Las/os profesionales del “Programa Nagore”, especialmente sensibilizadas/os con esta grave problemática social, ofrecemos nuestra formación y experiencia para aportar soluciones y promover la prevención y erradicación de la misma.

Destacar que la elaboración de este programa se ha llevado a cabo de forma minuciosa, realizando una amplia revisión de la literatura científica, dado que tenemos claro en todo momento los objetivos a cubrir y la población diana a la que va destinado (alumnado, familias y profesorado).

Por otro lado, señalar que el mismo tiene un carácter abierto y flexible, con la posibilidad de incorporar nuevos enfoques y/o realidades sociales que precisen abordarse de forma eficaz en el ámbito de la prevención. Su metodología es activa y participativa, utilizándose una gran variedad de recursos para facilitar la reflexión y comprensión de los contenidos a abordar.

Por último, destacar que ofrecemos un servicio de calidad integrado por profesionales formados/as desde la multidisciplinariedad, con experiencia y conocimientos en materia psicosocial y penal, lo que nos permite llevar a cabo una prevención e intervención eficaz, tanto de conductas antisociales como delictivas.